Hace un año

flores

Ayer hizo un año que este proyecto vio la luz. Todavía recuerdo los nervios de la noche anterior, la pelea con el servidor y la ansiedad expectante. Sí, un proyecto que tiene como uno de los objetivos trabajar la ansiedad me generó ansiedad, paradojas de la vida.

Y esto sin darme cuenta ha ido creciendo. He apostado por ello y la cosa sigue caminando, cada vez más fuerte y sólido. Con más ideas, cambios y cursos en mente.

Y si esto es así es porque sois muchas, muchísimas, las que estáis dándome vuestro apoyo. Las que me escribís felicitándome por los artículos. Las que me hacéis sugerencias, las que me preguntáis si tengo consulta para acudir (a todo esto, sí que ofrezco el servicio de terapia, puedes saber más aquí). Las que estáis pendientes de lo nuevo que escribo, las que os habéis animado a cursar la primera edición de “La ansiedad en las mujeres” (¡primera que no última!).

Sigue leyendo…

Los errores cuentan

pez

A nadie le gusta equivocarse. Y yo me pongo la primera de la lista. Me cuesta aceptar el error, no hacerlo todo perfecto. Porque no me gusta verme falible y porque también los errores traen consecuencias… generalmente poco agradables.

Pero erramos. (Y justamente mientras pensaba en los errores me encontré de casualidad con este artículo de Oye Deb hablando de ellos. De esos artículos que te vienen que ni pintados).

Aunque lo cierto es que lo que resulta más complicado cuando fallamos no es el hecho de fallar y ni siquiera sus consecuencias -o no-consecuencias-; Lo más difícil es a lo que nos enfrentan. Es cómo nos hacen sentir con nosotras mismas y cómo afecta a la percepción y el sentir de quiénes somos y cómo actuamos.

Sigue leyendo…

Por qué es importante ir a la raíz

icp

En la ansiedad. En todos los problemas. En ti misma, en  tu vida.

Es fundamental ir al fondo del asunto. Bucear profundo, ir a la base, a lo elemental, a lo que es difícil ver a simple vista. Ir a la raíz. Ir a lo que hace que se asiente y construya todo.

Emprender este viaje es muy importante. Aunque cueste emprenderlo. Y cuesta porque ir al fondo del asuntos supone visualizar determinadas cosas, determinados procesos. Ponernos al frente de nuestros miedos. Ponernos frente a nosotras mismas y ver todo lo que hay. Y esto nos remueve y nos duele. Hay que admitirlo: no es fácil ir a la base.

Requiere grandes dosis de valor.

Sigue leyendo…

La ansiedad es cosa de mujeres

mujer

Las mujeres sufren el doble de ansiedad que los hombres. Está en las estadísticas. Es un hecho. En las patologías catalogadas en psicología de “neuróticas” las mujeres ganamos por goleada a los hombres: depresión, problemas sexuales… y trastornos de ansiedad.

Pero ¿por qué esto es así? ¿Qué es lo que se esconde detrás de estas estadísticas?¿Por qué las mujeres llevamos una cruz mayor con la ansiedad? ¿Por qué estamos más predispuestas a sufrirla?

Primero hay que dejar algo claro: el hecho de que las mujeres suframos más ansiedad no tiene nada que ver con nada fisiológico. No es nuestro cuerpo, no son nuestras hormonas, no es ningún “defecto de fábrica”, no es ninguna tara; No es nada que vaya intrínseco a la anatomía de ser mujer. No es nada que nos pase por estar en un cuerpo de mujer*.

Las mujeres no somos nada así como “neuróticas por naturaleza” ni nada por el estilo aunque se empeñen desde fuera de manera constante en decirnos que nuestras hormonas son las culpables de todo.

Sigue leyendo…

La ansiedad oculta

doors1

La ansiedad no siempre es algo obvio. No siempre es algo que podamos detectar con facilidad. No es siempre una cosa explosiva, identificable fácilmente, algo que siempre tenga la misma forma y color.

La ansiedad tiene múltiples maneras de manifestarse y puede llegar a ser tan sutil que ni siquiera nos demos cuenta de que está presente. De hecho hay mucha gente con sintomatología de ansiedad que no es consciente de que lo que les sucede forma parte de un problema de ansiedad.

La idea que tenemos de ansiedad es principalmente la de ataque de pánico. Esa gran explosión en la que prácticamente se pierde el control. Incluso puede que la identifiquemos con ciertos síntomas físicos que son los más típicos como hiperventilación, sensación de ahogo o temblores… Pero la verdad es que va muchísimo más allá. Porque la ansiedad es tan poderosa que puede asomarse en cualquier aspecto de nuestra cotidianeidad. Tiene muchas puertas tras las que se esconde.

Sigue leyendo…