La culpabilización de la víctima o cómo destruir a una persona

ch

El #victimblaming o culpabilización de la víctima está al orden del día. Estamos en pleno 2016, y aún hoy día cuando una chica es violada la gente pregunta que cómo iba vestida o comenta que ya le vale por ir a las tantas de la madrugada sola. Si es que a quién se le ocurre, pensar que la calle también es suya…

Este tipo de mensajes que, quiero pensar, quieren llamar a la precaución al más puro estilo vintage-parental (¿qué mujer no ha oído el clásico “hija, ve con cuidado”?), en realidad están revestidos de una misoginia y una crueldad que se ven en pocas situaciones.

Los casos que tanto suenan últimamente de Diana Quer y Tiziana Cantone son una pequeña muestra de lo que, desgraciadamente, sucede cada día; y en cada caso se oye exactamente lo mismo:

¿Por qué sola a esas horas? Ya se sabe que es peligroso.

Alguien le debería haber advertido.

Eso le pasa por dejarse grabar/por ir vestida así/por no tener cuidado.

Vamos, que si te pasa algo la culpa es tuya.

De esta forma la víctima no tiene que cargar sólo con el dolor de semejante experiencia sino con la vergüenza y la culpa de que ella no ha hecho nada por evitarlo. Que ese dolor se lo ha ganado. Que podría haberlo evitado. Que qué le pasa por haber sido tan tonta y haber consentido y propiciado ese evento. Y, así, el mensaje que se le manda a esa mujer es que está cargando con un castigo por ser como es, por hacer lo que hace. Por ser ella y ser libre al fin y al cabo. ¿Las consecuencias? Creo que están claras sabiendo tal y cómo ha terminado Tiziana. Y es que las víctimas, como si no tuvieran suficiente con sentirse humilladas por lo ya vivido, tienen que soportar este cuestionamiento -que es fácil acabar haciéndolo propio y entrar en autocastigo-. Y este es un paquete a llevar encima muy, muy grande. A veces tanto que se hace insoportable.

Sigue leyendo…