La memoria emocional oculta

motherchilddd

Todas tenemos diferentes formas de expresar nuestras emociones. Además, aquello que nos mueve emocionalmente es distinto en cada persona. Lo que a ti te parece una chorrada, a otras les puede suponer un mundo; lo que para ti es una alegría inmensa para otras personas no es para tanto… De la misma forma, cómo gestionamos nuestras emociones y, en última instancia, nuestra vida, difiere un montón entre nosotras. Y todo esto es debido en gran medida a la educación emocional que hemos recibido.

El concepto “educación emocional” puede sonar a chino. Resulta muy cierto y muy triste, que se nos conciencia sobre la importancia de la inteligencia en números, en letras, en ciencias, en humanidades… pero no en emociones. Es como si pensáramos que eso sale solo, que no hay nada que aprender. Y esto no es así. La manera de reaccionar emocionalmente es aprendida.

Sigue leyendo…

No son “sólo juguetes”

robot

Se acercan las fiestas de navidad y empiezan a llegar los catálogos de juguetes a casa. Aunque no lo quiera admitir siempre los miro con una chispa de esperanza, pero no hay nada nuevo en el horizonte: muñecas para niñas y camiones para niños. “Aprende a estar guapa” para niñas y “aprende a ser ingeniero” para niños. Debo ser adicta a indignarme porque no puedo evitar mirar y remirar los catálogos buscando sexismo. Y lo encuentro en cantidades industriales.

Muchas veces se ha criticado a esta división de juguetes para niños y para niñas. Se ha dicho por activa y por pasiva que la frontera de “lo azul” y de “lo rosa” tiene que ser atravesada. Que basta de sólo muñecas para niñas y de sólo coches para niños. Y en contrapartida mucha gente lo ve exagerado, piensan que no es para tanto, que son sólo juguetes. Pues sí, son juguetes, pero no “sólo juguetes”.

Sigue leyendo…