Ligar en los tiempos de las apps

corazoncarta2

En una de las últimas entradas del Blog comentaba sobre el miedo al compromiso y cómo es una plaga a día de hoy. Esta cuestión tiene, como es evidente, consecuencias a nivel personal. Y de esta parte es de la que voy a hablar ahora. ¿Que por qué ese título para este tema? Porque el miedo al compromiso y el uso de aplicaciones para encontrar pareja -aunque sea para una noche- tienen unas sinergias y una retroalimentación de bastante complejidad.

Empecemos por lo que comentaba en el anterior post: el miedo al compromiso se ha ido extendiendo de manera alarmante y estamos viviendo en unos tiempos en los que parece cada vez más difícil encontrar pareja, pese a la aparición de aplicaciones para este fin. Estas aplicaciones son un reflejo de los tiempos en los que vivimos, un artilugio en la que los milenials nos movemos como pez en el agua. Y es que si hay una característica definitoria de la vida actual en nuestra cultura es el uso -y en ocasiones abuso, también en lo relacional- de lo online en la vida cotidiana.

Ligar desde la frialdad

Lo online nos ha abierto nuevas formas de comunicación, lo que no deja de significar nuevas vías para relacionarnos, algunas muy útiles e incluso necesarias -no soy yo quien las vaya a demonizar-. Pero estas vías, sobre todo las mainstream y las que se utilizan en estas apps para ligar, utilizan el mensaje escrito como base comunicativa, y mediante el mismo está claro que no podemos obtener toda la complejidad que aporta una relación de tú a tú ya que se pierden elementos comunicativos: las miradas, los gestos, los tonos de voz, las reacciones de la otra persona cuando hablamos… En consecuencia, la comunicación se vuelve algo más fría.

Sigue leyendo…